ALICANTE DE NUEVO A PARTE: EL SEÑORÍO DE ORIHUELA DE 1329

Por Antonio Adsuar ¿Qué tal lectores alicantinistas?, Os saludo desde estas líneas de nuevo y os avanzo el tema de hoy: la creación del señorío de Orihuela en...

Por Antonio Adsuar

¿Qué tal lectores alicantinistas?,

Os saludo desde estas líneas de nuevo y os avanzo el tema de hoy: la creación del señorío de Orihuela en 1329. ¿Otro nombre diferente?, Pero…¿No se llamaba procuración de Orihuela?. Os comentaré los motivos e implicaciones de este cambio de denominación.

Sin embargo quiero aprovechar la entrada de hoy para hacer una breve reflexión previa. Estos meses de lecturas sobre nuestra terreta en la era medieval me han dejado algo claro: no podemos entender a estos señores medievales si los vemos como constructores de “Estados” o “naciones” en el sentido moderno. En estos momentos lo que cada uno buscaba, incluso el rey, es la generación de un señorío patrimonial.

Estatua en Valencia de F.de Vinatea, defensor del Reino ante las cesiones del rey a Leonor de Castilla

Los lazos familiares entre los poderosos de los reinos de Castilla y la Corona de Aragón son muy intensos. Primos y hermanos medio castellanos y medio aragoneses se disputan el poder en un sistema de reinos hispánicos totalmente interdependiente.

Se va forjando poco a poco una mayor unidad pero esta se da a través del conflicto, sin que en la Península se encuentren formas de integración política satisfactorias ni se fusionen los pueblos, las gentes, que sí son regidas por unas élites totalmente emparentadas aunque continuamente en guerra. Observemos estas ideas teóricas en unas dinámicas alicantinas concretas.

Tras la muerte de Jaime II el justo en 1327 sube al trono Alfonso IV de Aragón, conocido como el benigno. En 1329 se casa con Leonor de Castilla, hija del rey castellano Fernando IV. De este matrimonio nació el infante Don Fernando. Leonor era una reina ambiciosa y quería que su hijo tuviera poder.

Toda vez que el heredero al trono era Pedro, hijo de un matrimonio anterior de Alfonso IV con Teresa de Enteza, Leonor reclamó para Fernando numerosas tierras. ¿Qué comarcas creeis que le cedió primero el benigno y demasiado generoso rey Alfonso IV?. ¿Las tierras del Alicante sur-Alicante de las palmeras que tradicionalmente habían pertenecido a Castilla hasta la anexión a Aragón en 1304?. Sí, ¡bingo!.

De esta manera las tierras de la procuración de Orihuela pasaron al control del partido nobiliario pro-castellano encabezado por Leonor. Pero la reina quería más: deseaba Alzira, Morella, la plaza clave de Játiva. El reino estaba en peligro, iba a quedar reducido casi a la nada, sin a penas tierras de realengo.

Pero la ciudad de Valencia reaccionó y las urbes hicieron cambiar de idea al rey. El Regne demostró ser un reino joven pero que defendía su existencia. No obstante, las tierras de Alicante-Orihuela sí fueron finalmente cedidas al infante Fernando.

Se evidenció así que los territorios del Alicante-sur, que solo estuvieron 25 años (1304-1329) plenamente en el reino de Valencia, no eran sentidos como vitales para el reino. Sus habitantes tampoco había tenido tiempo apenas de desarrollar un mínimo sentimiento de pertenencia y vinculación al rey y al reino y no se rebelaron.

Alfonso IV en un grabado del siglo XIX

Y era lógico que así fuera…su incorporación era reciente, eran zonas lejanas, poco pobladas y estaban más allá de la línea de montañas Biar-Bussot.

De 1329 a 1363 el señorío de Orihuela dependió casi totalmente de Don Fernando. Este promulgó leyes propias y los ciudadanos de estas contradas dejaron de ser vasallos directos de los reyes de la Corona de Aragón, aunque este universo-sur no dejaba de estar incluido en el Reino de Valencia.

Nació de esta forma una especie de “estado aparte”, una pieza peculiar del puzzle, regida por un noble aragonés pero que actuaba en cierta manera como castellano. Las complejidades de un sistema de reinos unidos y a la vez en conflicto, muy marcados por sus élites, explicadas al principio de post, cobran aquí sentido.

En el fondo tras la política de Leonor y su hijo Fernando se podía observar de manera clara una pulsión: Castilla no renunciaba a perder la mitad del reino de Murcia que había tenido que ceder a Aragón en 1304.

Podemos comprobar de manera totalmente diáfana que estas eran las dinámicas de la época cuando observamos que el rey castellano Alfonso XI nombra en 1350 al infante Don Fernando ¡¡Adelantado (o sea su representante) de la frontera del reino de Murcia!!.

La complejidad de la posición de Fernando queda patente en la dinámica de amigo-enemigo que forzará la guerra de los 2 Pedros, en la que Castilla se enfrentará de nuevo a la Corona de Aragón a partir de 1356. ¿Qué bando elegirá?, ¿En qué partido quedarán enroladas las bipolares tierras alicantinas?…Habrá que elegir, ¿Castilla o Aragón?. Lo sabremos pronto…

Post escrito por Antonio Adsuar

*Fuentes principales:  J.M. Del Estal, “Historia de la provincia de Alicante”, tomo 3, ed.Mediterráneo ,JL. Villacañas “La monarquía hispánica”, ed. Espasa y A. Ramón “El infante Fernando, señor de Orihuela” (véase https://bit.ly/2Dz7bLT)

In this article

Join the Conversation

1 comment

  1. APA Responder

    L’assumpte s’enrevesa, aquest post s’ha de llegir a espai.
    Més a favor del blog, que és si més no el sol fòrum que es dedica concretament a eixa franja tan sacsejada per bàndols i interessos.
    Esperem ansiosos vinents posts que desenreden la madeixa.