ALICANTE EN SU LABERINTO: LA VARIADA COMPOSICIÓN ÉTNICA

Por Antonio Adsuar Saludos de nuevo lectores, Estamos a final de año y es tiempo de recapitular todo lo comentado desde septiembre. Nuestro objetivo de hoy es entender...

Por Antonio Adsuar

Saludos de nuevo lectores,

Estamos a final de año y es tiempo de recapitular todo lo comentado desde septiembre. Nuestro objetivo de hoy es entender qué tipo de sociedad generó en Alicante el devenir de los siglos medievales hasta 1366. Empecemos.

1.Punto de partida: como venimos observando la edad media española se caracterizó por la inestabilidad visigoda. La falta de pacto y acuerdo de los visigodos permitieron la invasión musulmana del 711. Los cristianos se organizaron y construyeron contra los árabes e Hispania pasó a tener una sociedad totalmente pensada para la guerra.

2.Las tierras alicantinas fueron la clara consecuencia de esta dinámica: falta de acuerdo+sociedad para la guerra=indeterminación alicantina. Fuimos dando tumbos, sobre todo el Alicante Sur/Alicante de las palmeras, de Castilla a la Corona de Aragón, hasta 1366. Nuestra identidad y composición no quedó clara por siglos.

3.Finalmente recalamos en el Reino de Valencia, por fin quedábamos adscritos de manera permanente a una entidad territorial y administrativa, que pertenecía a la Corona de Aragón.

¿Qué tipo de sociedad se creó en nuestra terreta como resultado de 1+2+3?. A ver, a ver…

Nuestra gente fue de natural desconfiada y no se ligó claramente a un rey o reino, no le tuvo mucha fidelidad ni fe a las autoridades, desde luego. La población vio como pasaba de un rey o señor a otro. No había vinculación entre las élites y el pueblo, ni por afinidades culturales ni por una diáfana relación política.

Alicante, sobre todo el Alicante Sur, se encontró a sí mismo como unido tanto a Castilla como a la Corona de Aragón. No podía separarse radicalmente de ninguna de las dos coronas pero no acababa de pertenecer del todo a la otra. Las comarcas alicantinas, por este motivo, son un ejemplo perfecto de como las tierras hispánicas forman una unidad en el conflicto.

*¿Cómo era percibido el territorio de Alicante por los contemporáneos?:

a)Era un cosmos poco poblado, peligroso. Se parecía bastante a la sociedad que vemos en estas películas de vaqueros del Oeste americano. Delincuentes, buscavidas, espabilados, emprendedores medievales, todos trataban de prosperar en una tierra incierta en la que, no obstante, las posibilidades de ascenso social eran mayores que en las de más al norte.

b)La fuerza de las autoridades siempre fue menor en este universo-sur: había más violencia e incertidumbre, pero también menos peso de los señores feudales. Todo estaba por hacer.

c)Alicante era desde luego tierra de frontera: su cercanía a la Murcia castellana y, no lo olvidemos, a la Granada musulmana, la hacía objetivo de continuas expediciones de pillaje de los enemigos. Los alicantinos, claro está, también organizaban sus saqueos depredadores en los pueblos y campos de sus vecinos.

d)La composición étnica fue también algo diferente de la del resto del Reino de Valencia: a la terreta acudieron más aragoneses y algo menos de catalanes que al resto del Regne. La presencia de castellanos fue también algo mayor, recordemos el pasado de pertenencia al Reino de Castilla hasta 1304-05.

e)Los musulmanes no fueron demasiado numerosos en el Alicante de las palmeras al obligarlos las autoridades a confinarse en su mayoría fuera de la Gobernación de Orihuela, al norte de la línea de Biar-Busot. Se quería alejarlos lo más posible del reino islámico de Granada y se los concentró en las zonas de la montaña de Alcoy.

Quiero concluir hoy con algunas ideas propias y valorativas: nuestro caos constitutivo y plural, que acabo de describir, creo que nos ha caracterizado como una tierra especialmente abierta y marcada por las identidades múltiples.

Alicante tuvo que buscar la solución a sus problemas de convivencia en la aceptación de pluralidad. No obstante, como veremos bastante más adelante, la llamada España de las 3 culturas fue puesta en cuestión por muchos, expulsándose a los judíos en 1492 y a los moriscos en 1609.

Con estas intolerantes medidas la monarquía hispánica perdió riqueza y población. Quedo, sin embargo, otra de las dualidades constitutivas (la castellano-aragonesa-catalana), que fue variando en sus características hasta el día de hoy en el que en nuestra provincia observamos esta mezcla tan peculiar de ciudades y personas castellano y valenciano parlantes.

Pero queda mucho por explicar sobre aquel lejano Alicante del 1366. Nos leemos!

Post escrito por Antonio Adsuar

*Fuentes principales: J.L. Villacañas “La monarquía hispánica”, ed. Espasa, J.L. Villacañas “Historia del poder político en España”, ed. RBA, V. Baydal “Els valencians, des de quan son valencians?”, ed. Afers

In this article

Join the Conversation

2 comments

  1. APA Responder

    Poco a poco se va viendo en el blog la irrupción de interesantes regiones cada vez más llenas de estructuras y colores socio-políticos. Poco a poco vamos descubriendo el decorado histórico y las funciones que interactuan. Lo cual hace que las corrientes que prevemos en el blog caigan sumando la historia clave del Alicante de las palmeras

  2. Apa Responder

    He re-llegit el post.
    Felicitacions!
    Aquest sembla ser un post de recapitulació, i, com a tal, és molt important per a la millor i acurada comprensió del missatge global d’este blog.
    Hui, després de prou entrades que semblaven un xic disperses, has donat un colp de mà en dient: tots els posts d’abans d’aquest es resumeixen en el de hui. Molt bon corol·lari per a tornar a llegir-ho tot i de seguida re-llegir aquest darrer ítem.
    Bona feina.