REBELIÓN MUDÉJAR Y SOLIDARIDAD EN LAS ESPAÑAS: EL GESTO DE JAUME I

Por Antonio Adsuar Saludos a todos, Hoy quería comenzar este post de manera algo diferente. Quiero explicaros cuál es mi objetivo al escribir historia para que así comprendáis...

Por Antonio Adsuar

Saludos a todos,

Hoy quería comenzar este post de manera algo diferente. Quiero explicaros cuál es mi objetivo al escribir historia para que así comprendáis mejor este blog. En primer lugar, os recomiendo leer mi “Decálogo del nuevo alicantinismo”, para que sepáis de qué ideas parto.

En segundo lugar, me gustaría que supieráis que para mi la historia es una herramienta para comprender el presente y convivir mejor. Cada generación debe reescribir su historia aspirando a crear un relato común, un relato en el que todos los ciudadanos se puedan sentir reconocidos. La historia así entendida pretende cimentar el civismo, el consenso y la convivencia democrática.

Con este blog aspiro a dos cosas: explicar por qué nuestro Alicante es como es hoy e iluminar nuestro presente destacando momentos y figuras clave que puedan servirnos de guía en la era convulsa que atraviesa la España plural actual.

¿Por qué os cuento todo esto hoy? Porque quiero hablar de Jaime I, un rey de Aragón que, en 1266, realizó un gesto de profunda solidaridad con la Corona de Castilla. Jaime/Jaume es una figura central que marca la constitución profunda de una España que puede encontrar una solución para su convivencia si es capaz de ser altruista y organizar su diversidad de forma unitaria. Retomemos el hilo histórico para destacar el acto de fraternidad de Jaime en la Murcia de 1264-66.

Si recordáis en la última entrada analizamos el acuerdo hispánico entre Alfonso X el sabio y Jaime I el conquistador que permitió en 1244 repartir en paz el sureste peninsular. Fue este un entendimiento importante que permitió evitar la guerra entre Castilla y la Corona de Aragón.

Como ya comentamos también, este clima de concordia llevó a la boda en 1246 del aún infante Alfonso con la hija de Jaime I. Pues bien, en 1264 esta alianza se puso a prueba. Diversas circunstancias llevaron a los mudéjares del reino de Murcia, en el que estaban incluidas las tierras del Alicante sur o Alicante de las palmeras, a relevarse. Fue una revolución temible porque los moros murcianos estaban apoyados por el reino mulsulmán de Granada y parecía que podía llegar ayuda árabe también del norte de África.

Entrada de Jaime I en Murcia

Toda la reconquista estaba en cuestión, el peligro era enorme. Por varios motivos a Alfonso no le fue posible intervenir para sofocar la revolución en Murcia. Entonces, su yerno Jaime I, con tropas de la Corona de Aragón a las que se unieron tropas castellanas, peleó bravamente de 1264 a 1266, consiguiendo volver a tomar las tierras de Murcia.

¿Por qué lo hizo? Jaime comprendió que la solidaridad hispánica era necesaria: los reinos de Aragón no estarían seguros si no lo estaban los de Castilla. Respetando el tratado de Almizrra no aprovechó su dominio de facto de Murcia para anexionarse dicho reino, lo tomó pero lo devolvió al dominio de Castilla.

Jaime además, para asentar el carácter cristiano de estas tierras, repobló con numerosas gentes catalano-aragonesas las contradas murcianas.

Este gran gesto de Jaime, destacado por su alto valor por todos los historiadores, representa a mi modo de ver un rayo de luz en la historia hispana, que demuestra la capacidad de entendimiento que puede existir en las Españas.

Aunque la insociable sociabilidad española no dejara de complicar en los siguientes años el panorama político medieval con nuevas disputas, la muestra de lealtad federal del gran rey conquistador perduró y aún hoy nos interpela.

Post escrito por Antonio Adsuar

*Fuentes principales: JL. Villacañas, “La formación de los reinos hispánicos”, ed. Espasa; también de JL. Villacañas “Jaume I, el conquistador” , ed. Espasa y “Historia del poder político español”, ed. RBA

In this article

Join the Conversation

1 comment

  1. APA Responder

    Tot d’acord—