RESTAURACIÓN EN ALICANTE (2): EL BOOM CANALEJAS

Por Antonio Adsuar Buenas tardes amigos #AlicanteLovers, Remuevo algunas montañas de apuntes acumuladas durante estos años de lecturas sobre Alicante y encuentro unas hojas aún no demasiado amarillas...

Por Antonio Adsuar

Buenas tardes amigos #AlicanteLovers,

Remuevo algunas montañas de apuntes acumuladas durante estos años de lecturas sobre Alicante y encuentro unas hojas aún no demasiado amarillas del 12/4/20. Casi un año después estas notas y algunas otras serán la base de lo que os voy a contar hoy. Y es que esta bitácora se cuece a fuego lento y vive de oasis de tranquilidad vacacional.

Comentemos la segunda parte de la restauración en Alicante y provincia, que comenzaría con el desastre de Cuba de 1898 y terminaría con la llegada de la dictadura de Miguel Primo de Rivera en 1923.

Don José Canalejas

Todo en esta época, todo lectores cómplices, todo viene marcado en la terreta por las acciones de un hombre político: el gallego José Canalejas. ¡Adelante pues!

Los liberales conservadores de Maura dominaron parte de los primeros años del siglo XX aproximadamente hasta el 1909. En aquel año los sangrientos acontecimientos de la Semana trágica de Barcelona hicieron bascular a la opinión pública, cansada del militarismo y de la represión de Maura, hacia la izquierda.

Este desplazamiento de la opinión pública lo capitalizó el líder del partido liberal progresista, Canalejas. Don José, a pesar de no tener raíces en la terreta, eligió el muy progresista y fabril Alcoy para presentarse como diputado, ganando su escaño por esta circunscripción desde 1900 a 1909.

Recordemos que ya a finales del siglo XIX Eleuterio Maissonave había sido capaz de representar a una sociedad, la de muchos núcleos urbanos de la provincia de Alicante, más moderna y liberal.

Don Eleuterio lo había hecho tanto durante el sexenio democrático (1868-1874) como durante la primera Restauración (1875-1898), en la que consiguió representación desde su partido republicano posibilista a pesar de no formar parte de ninguno de los partidos del turno.

Tras la muerte de Maisonnave en 1890 estas energías alicantinas renovadoras, más democráticas y avanzadas, las recogió Canalejas. Él las supo interpretar y representar, pasando a ser una eficaz voz de la provincia en Madrid.

Usando su escaño por Alcoy fue desde 1900 urdiendo una red de influencias políticas que lo llevó a dominar electoralmente la provincia de Alicante, especialmente sus ciudades. Ya en 1907 es hegemónico el partido liberal progresista de Canalejas en el ayuntamiento de Alicante.

También ganó pronto la Diputación y se convirtió en árbitro de la política de nuestras comarcas. Consiguió aglutinar votos de diversas clases. A Canalejas lo apoyaron los votantes republicanos federales, los demócratas, los republicanos posibilistas y por supuesto los propios votantes clásicos de su partido. De 1900 a 1925 podemos considerar que fue el partido de Canalejas hegemónico en Alicante.

Alcoy, siglo XIX

Aunque los caciques tradicionales seguían dominando el medio rural donde los liberales conservadores aún podían manipular más fácilmente las elecciones, los núcleos urbanos de la provincia de Alicante se comportaban diferente, no siguiendo las pautas de voto de la provincia española media.

Nuestra terreta tenía industria y un comercio importante marcadamente potenciado por un corredor del Vinalopó que coronaba en el muy relevante puerto de Alicante. Las comarcas alicantinas eran más internacionales y vivían más abiertas al mundo. Ciudades como Elche o Alcoy contaban con numerosa clase obrera lo que hacía singulares sus pautas de voto y mayor su grado de movilizaciones sociales.

Veamos otras muestras de cómo esta sociedad atípicamente moderna dentro del panorama español de principios del XX se comportaba electoralmente: no había únicamente votos de izquierda para Canalejas…aún sobraban sufragios más a la izquierda para elegir por Alicante a políticos republicanos destacados como el Doctor Esquerdo, que hacía gala de su bien probado Alicantinismo frente a unos grises cuneros turnistas que no representaban realmente a la terreta o también el doctor Rico, popular médico muy querido en Alicante.

Elche, puente de Canalejas (1913)

También ilustres personajes de la política española, queriendo aprovechar la particularidad modernidad alicantina, se presentaron por el PSOE en nuestra tierra: Pablo Iglesias o Miguel de Unamuno son ejemplos importantes.

Antes de las conclusiones permitidme algunos apuntes económicos que nos ayudarán a acabar de pintar el cuadro del «Alicante au début de siècle»:

-La población de la urbe del Benacantil pasó de 27.000 hab. en 1857 a 50.000 en 1900

-En 1900 la densidad de población de la provincia era de 81 Hab/km2; España solo llegaría a esta media muuuuy entrado el siglo XX

-Desde 1882 hasta final del siglo XX se dio el boom de producción de vino Fondillón al aprovechar Alicante la crisis de la filoxera que mermó enormemente la producción de caldos franceses

-Apareció el tranvía, se construyó el barrio de Benalúa y, gracias a Canalejas, la Junta de obras del puerto alicantino pudo empezar a tomar decisiones propias sin depender tanto de Madrid

Para ir concluyendo algunas ideas telegráficas: nuestra provincia muestra como, a pesar de la constante manipulación electoral, la Restauración fue un régimen que sí permitió representar parcialmente a las sociedad urbanas y modernas, sobre todo a partir de la aprobación de sufragio universal (1890)

El canalejismo, sobre todo hasta la muerte de José Canalejas en 1912 (solo le dio tiempo al pobre Don José de ser dos años presidente del gobierno (1910-12)), supo conectar con la terreta y representarla políticamente. Empezando por Alcoy, Canalejas supo entender Alicante, Elche y otros enclaves industriales vitales y devolvió con muy buenas obras de todo tipo el apoyo electoral que le dio la provincia.

Pero Alicante no era España y, fundamentalmente a partir de la triple crisis de 1917, la Restauración no supo articular a partir de las capas y zonas más modernas de nuestro país una democracia más representativa.

La parcial construcción nacional y la falta de un pueblo instruido y politizado junto con la resistencia a ultranza de las peores élites conservadoras llevaron a un final en falso: rota la Restauración en 1923, inútil ya como sistema para contener la modernidad y la llegada de la verdadera democracia, no se instauró un sistema realmente representativo sino la enésima dictadura militar.

Cuando Miguel Primo de Rivera dimitió en 1930 todos los problemas profundos estaban sin resolver. Pero eso, my friends, ya es otra historia! Visca Alacant 😉

Por Antonio Adsuar

*Fuentes principals: R.Zurita, «Notables, políticos y clientes: la política conservadora en Alicante (1875-1898)», S. Forner y M.García Andreu, «Caciques y cuneros»,ed. Ayuntamiento de Alicante, VVAA, «Historia de la provincia de Alicante», Ed. Diario información; VVAA, «Historia de la provincia de Alicante», ed. Mediterráneo; VVAA, «Historia de la ciudad de Alicante», ed. Ayuntamiento de Alicante, P. Díaz Marín, «Después de la revolución: centralismo y burguesía en Alicante: 1844-54, ed. IAC Juan Gil Albert, 1998.

In this article

Join the Conversation